Demencia

En la comunidad médica se emplea el término demencia para describir a pacientes con trastornos de la capacidad intelectual. Es importante señalar que la demencia no es un trastorno del proceso de envejecimiento. Los trastornos de demencia son provocados por procesos patológicos y pueden afectar tanto a personas jóvenes como a mayores.

La Real Academia Española (RAE) define demencia como «locura, trastorno de la razón». En la acepción de Medicina y Psicología, se define como «deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales que causa graves trastornos de la conducta». Así, el término demencia se aplica al deterioro progresivo del conjunto de las funciones intelectuales (memoria, atención, juicio y capacidad de razonamiento) y a los consiguientes trastornos de conducta.

Los síntomas que nos hacen sospechar sobre la existencia de una posible demencia son:

  • Pérdida progresiva de memoria.
  • Incapacidad de concentración.
  • Disminución de la capacidad para resolver problemas y de la capacidad de juicio.
  • Confusión severas, alucinaciones o ilusiones, sensibilidad o percepción alteradas.
  • Deterioro del reconocimiento de objetos o personas familiares (agnosia).
  • Patrones alterados de sueño (insomnio, necesidad de dormir más, cambio de ciclo sueño-vigilia).
  • Deterioro del sistemas motor o de la destreza motora (apraxia).
  • Desorientación tanto temporal como visual-espacial, trastornos específicos del aprendizaje, déficit de memoria (incapacidad para recordar nuevas cosas o para recordar el pasado).
  • Ausencia o deterioro de la capacidad del lenguaje (afasia) que puede manifestarse en incapacidad para leer (alexia), incapacidad para escribir (agrafia), incapacidad para formar palabras, incapacidad para formar objetos (anomia), incapacidad para repetir una frase, repetición persistente de frases y otros deterioros del lenguaje.

Aunque la enfermedad de Alzheimer es el tipo de demencia más común, existen otras. A continuación, se mencionan las más frecuentes:

Demencia vascular

En ocasiones, este tipo demencia es el resultado de un derrame cerebral. Cuanto esto ocurre, áreas pequeñas del cerebro se dañan irreversiblemente. La aparición de demencia vascular es repentina y los síntomas dependen de que área del cerebro está afectado.

Demencia con cuerpos de Lewy

Las principales características de la demencia con cuerpos de Lewy son el deterioro mental, parkinsonismo de intensidad variable, rasgos psicóticos como las alucinaciones visuales (AV) y fluctuaciones del estado cognitivo que afectan a la atención y concentración.

Demencia frontotemporal

Término genérico para un grupo diverso de trastornos pocos frecuentes que afectan principalmente a los lóbulos frontales y temporales del cerebro. La personalidad, el comportamiento y el lenguaje se ven afectados en la persona que padece este tipo de demencia. 

Facebook
Twitter
Instagram
YouTube